La potencia de un microondas: qué es exactamente y cómo elegir la adecuada

El microondas es quizá unos de los electrodomésticos más usados en la cocina

El microondas es quizá unos de los electrodomésticos más usados en la cocina

Los microondas son grandes aliados en la cocina, aunque para poder utilizarlos de forma correcta es preciso conocer sus características. Y es que su uso y versatilidad dependerán, sobre todo, de la potencia que sea capaz de utilizar. La evolución de la tecnología ha permitido que estos aparatos no solo funcionen para calentar, sino también para descongelar e incluso cocinar alimentos de forma rápida, sana y eficiente. Ahora bien, dependiendo de cuáles sean tus necesidades, necesitarás un microondas con una potencia mayor o menor.

¿Por qué es importante escoger la potencia adecuada?

La potencia máxima de los microondas se mide en vatios (W) e indica, como en la mayoría de los electrodomésticos, el máximo consumo eléctrico a la hora por lo que también puede expresarse como Wh, y suele estar en torno a los 800 W pudiendo llegar a los 1100 W en aquellos modelos que tienen grill. Sin embargo, existen microondas con potencias más elevadas que nos permitirán ahorrar tiempo, ya que calientan mucho más rápido, y es habitual poder seleccionar potencias inferiores para evitar que se resequen algunos platos de comida más delicados como la pasta.

Cada alimento requiere una forma de cocinado diferente y un tiempo determinado de cocción, de ahí que sea necesario escoger la potencia más adecuada para cada uno. Por regla general, lo más frecuente es cocinar a máxima potencia y a partir de ahí escoger el tiempo de cocción idóneo. Sin embargo, a la hora de calentar algo que previamente ya ha sido cocinado o cocido, es importante utilizar una potencia pequeña, pues de otra manera se daría un exceso de cocción, obteniendo alimentos resecos e incluso podrías llegar a quemarlos por exceso.

Las diferentes funciones de un microondas

Los microondas actuales suelen tener diferentes funciones, entre las que destacan:

  • Calentamiento: se trata de su función más popular, pues puede calentar cualquier alimento preparado que haya salido del frigorífico en cuestión de poco tiempo, aunque todo dependerá de la cantidad y del tipo de alimento del que se trate. Pues, como es obvio, cuanta más cantidad de comida, más tardará en calentarse.
  • Descongelación: es otra de sus funciones básicas. El microondas es capaz de tener listo un alimento ultracongelado en unos minutos. Pero lo mejor de todo es su seguridad higiénica, pues las bacterias no tienen tiempo a reproducirse, tal y como sucedería en una descongelación lenta.
  • Cocción: se trata de una característica bastante importante para aprovechar los alimentos al máximo sin la necesidad de emplear agua.

Es más, se pueden encontrar recipientes especiales para microondas fabricados con una silicona especial apta para contener alimentos. En ellas, tan solo deberás de añadir los ingredientes y esperar a que el electrodoméstico los cocine. Es una función semejante a la que hace el horno, pero tiene sus ventajas, ya que por lo general cocina mucho más rápido y es menos engorroso de limpiar, si tenemos en cuenta lo grande que es un horno y su facilidad para ensuciarse.

Calienta una sabrosa sopa en segundos con tu microondas

Calienta una sabrosa sopa en segundos con tu microondas

¿Qué potencia del microondas se necesita para cocinar?

Está claro que cuanto mayor sea la potencia, más rápido se harán los alimentos. De hecho, todos los microondas cuentan con símbolos específicos para utilizar el nivel de potencia más adecuado según la función (calentar, descongelar o cocinar). De ese modo, utilizaremos:

  • Un 15% de potencia para calentar alimentos o líquidos de tamaño pequeño.
  • Un 25% para descongelar alimentos antes de pasar a cocinar.
  • Un 50% de potencia para descongelar en muy poco tiempo ciertas piezas grandes.
  • Un 75% para cocinar algunos alimentos que son más delicados, así como cocer al baño maría.
  • Utilizaremos el 100% de potencia para calentar y cocer más rápidamente, al igual que para descongelar productos precocinados.

En algunos microondas la potencia se mide en números del 1 al 10, siendo el 10 la potencia máxima, por lo que si usas un libro de recetas en el que hablen de potencia en vatios tendrás que hacer un pequeño cálculo para usar la correcta.

Con el microondas tendrás pizza caliente de forma instantánea

Con el microondas tendrás pizza caliente de forma instantánea

Ejemplos prácticos de la potencia del microondas a la hora de cocinar

Según todo lo anterior, es posible determinar el consumo y tiempo determinados que necesitamos emplear en cada función. De esa forma, necesitaremos los siguientes vatios a la hora para:

  • Cocinar una pizza congelada: 600 Wh de potencia, de 5 a 10 minutos de tiempo.
  • Asar un pollo de poco más de 1 kg: 900 Wh de potencia, unos 45 minutos.
  • Calentar un plato de comida: 800 Wh de potencia, con 2 minutos suele ser suficiente.
  • Calentar un biberón: 600 Wh de potencia, de 30 a 45 segundos, no olvides comprobar después la temperatura.
  • Descongelar 500gr de carne picada: de 150 a 300 Wh de potencia, en torno a 5 minutos.

Y tú, ¿te atreves a cocinar? Hay grandes libros de recetas específicos para el microondas, ¡rápido y fácil!