Tipos de secadoras de ropa: condensación, evacuación o bomba de calor… ¿Cuál es mejor?

Las secadoras te ayudan con la colada en los días más duros del invierno
Las secadoras te ayudan con la colada en los días más duros del invierno

Cada vez más las secadoras son un electrodoméstico imprescindible junto a la lavadora, sobre todo si vives en una zona más húmeda de lo habitual donde a la ropa le cuesta mucho secarse y que se quede con olor a humedad. Aún si no vives en zonas húmedas, en invierno se convierten en algo muy útil cuando empieza a llover todos los días y no puedes tender fuera, y por si fuera poco facilita mucho el planchado posterior y deja las toallas y los jerseys de lana más suaves y mullidos.

Ya hemos hablado con anterioridad acerca de las Lavasecadoras y de las ventajas de una lavadora con secadora integrada, pero la tecnología ha evolucionado mucho en los últimos años y ahora en el mercado existen varios tipos de secadoras de ropa: condensación, evacuación o bomba de calor. ¿Cuál de ellas consume menos? ¿Cuál es la mejor opción para ti?

Cómo funcionan las secadoras de evacuación

La prioridad de esta secadora es expulsar la humedad de la ropa mojada. Para hacerlo cuenta con un mecanismo bastante sencillo. Simplemente, toma el aire que está en el ambiente y lo calienta a través de unas resistencias eléctricas. Ese aire se introduce en el bombo o habitáculo donde hemos metido previamente la ropa mojada y, finalmente, el aire húmedo es expulsado a través de un tubo. Éste normalmente se encuentra situado próximo a una ventana para evitar que la habitación se llene de humedad. Este tipo de secadoras fueron las primeras en salir al mercado y necesita algo más de mantenimiento que los demás por el uso del tubo.

Ropa más suave y mullida con la secadora
Ropa más suave y mullida con la secadora

Cómo funcionan las secadoras de condensación

Las secadoras de condensación son las más demandadas. La razón guarda relación con su ubicación, pues al no necesitar una salida de aire se pueden colocar en cualquier lugar. El agua que procede de la ropa húmeda que hemos metido en su interior acaba en un depósito que después debe ser vaciado. Este tipo de secadora es algo más sofisticada que la de evacuación y, a diferencia de estas que expulsan el aire al exterior, vuelve al habitáculo de la ropa con el consiguiente ahorro. Puede que al hacerlo necesite unos grados de temperatura más, pero no hay duda de que se ahorra energía al no tener que coger de nuevo el aire frío del exterior.

Cuál es el mecanismo de las secadoras de bomba de calor

Las secadoras de bomba de calor, por su parte, tienen un mecanismo similar a las secadoras de condensación, aunque su diferencia está en la forma de calentar el aire. En las de condensación se lleva a cabo a través de resistencias, mientras que en estos modelos se hace con un condensador que forma parte de una bomba de calor. En realidad, su funcionamiento es similar al de un deshumidificador doméstico. De esa forma, el procedimiento de enfriamiento y condensación no lo hace el intercambiador sino el evaporador. Su mayor ventaja reside en su eficiencia porque el calentamiento por bomba de calor es más eficaz que el calentamiento producido por resistencias. Eso sí, puede que los programas de secado necesiten más tiempo o duren algo más que el resto, pues las bombas de calor no elevan el aire a temperaturas tan altas como en el caso de las resistencias.

Seguro que existe una que se adapta a tus necesidades, entra en nuestra sección dedicada a las Secadoras y descubre la tuya.