Etiqueta: Invierno

Cómo funciona un termo de agua eléctrico

Disfruta de un baño caliente cuando quieras gracias al Termo Eléctrico

Disfruta de un baño caliente cuando quieras gracias al Termo Eléctrico

Ya hemos hablado de cómo elegir un Termo Eléctrico acorde a tus necesidades pero, ¿sabes cómo funciona? Instalar un termo de agua eléctrico es una magnífica idea para no tener que volver a preocuparse por el tema del agua caliente. A diferencia de otros sistemas de calefacción, este es muy sencillo, cómodo y rápido, ya que se puede utilizar en cualquier momento, se adapta a cualquier vivienda y proporciona agua caliente al instante.

Los termos de agua eléctricos calientan el agua de un depósito mediante una resistencia eléctrica que se encuentra en el interior del electrodoméstico. Una vez el agua ha llegado a la temperatura idónea (entre 60º y 75º C), la resistencia se apaga de manera automática para ahorrar energía. Cuando la temperatura vuelve a bajar, el termo lo detecta a través de una sonda y la resistencia se pone otra vez en funcionamiento. Pero aún hay más sorpresas, como te mostramos a continuación.

Las 4 grandes ventajas de un termo de agua eléctrico

  • Agua caliente al instante: la ventaja principal de un termo eléctrico es la de mantener una temperatura constante del agua en su interior. De esa manera, siempre que abras el grifo del agua caliente, esta saldrá a la temperatura deseada casi inmediatamente, a diferencia de otros sistemas en los que es necesario esperar un poco a que el agua salga caliente.
  • Ahorro económico y eléctrico: los termos digitales, además de ayudarte a ahorrar agua, como hemos visto en el apartado anterior, también son ideales para el ahorro energético. Esto es porque los termos eléctricos disponen de un sistema de programación para que el termo empiece a funcionar solo cuando tú lo necesites. De esta forma, se genera un ahorro económico muy importante.
  • Fáciles de instalar: esta clase de termos eléctricos o calentadores son muy fáciles de instalar y pueden colocarse en cualquier área de la casa. Además, el mantenimiento que requieren es prácticamente nulo, por lo que todo son ventajas. Ahora bien, se recomienda protegerlo del sol e instalarlo en un lugar donde no haya demasiado calor para asegurar su correcto funcionamiento.
  • Disponible en varios tamaños: los termos de agua eléctricos se pueden encontrar en varios tamaños, es decir, con capacidades diferentes. Es muy importante tener esto en cuenta, y dependiendo de las necesidades de una vivienda, deberemos optar por una capacidad u otra.
Agua caliente al instante con un Termo Eléctrico en casa

Agua caliente al instante con un Termo Eléctrico en casa

Cómo funciona un termo de agua eléctrico en 3 simples pasos

Como has podido comprobar, el termo de agua eléctrico es sistema cómodo y eficaz para nuestro hogar. Pero aún más fácil es su instalación. A continuación, te explicamos cómo funciona un termo eléctrico en 3 simples pasos:

  1. Elige el tamaño: lo primero que deberás hacer es escoger el tamaño adecuado de tu calentador de agua, para lo cual recuerda que tenemos una guía perfecta. Si sois una familia numerosa, es necesario escoger uno de gran capacidad. Si por el contrario sois una pareja, uno más pequeño os irá perfecto.
  2. Enchúfalo a la corriente: el termo se enchufa a una toma de corriente, ya que, tal y como su nombre indica, funciona a través de la electricidad. De esa forma, tendrás acceso rápidamente al agua caliente.
  3. Disfruta del agua caliente: por último, solo te quedará disfrutar del agua caliente. Simple, fácil y rápido.

Como ves, el termo eléctrico es una excelente opción para disfrutar del agua caliente en el hogar. No lo dudes más, pásate por nuestra sección de Termos Eléctricos y ¡encuentra el mejor para ti!

Tipos de secadoras de ropa: condensación, evacuación o bomba de calor… ¿Cuál es mejor?

Las secadoras te ayudan con la colada en los días más duros del invierno

Las secadoras te ayudan con la colada en los días más duros del invierno

Cada vez más las secadoras son un electrodoméstico imprescindible junto a la lavadora, sobre todo si vives en una zona más húmeda de lo habitual donde a la ropa le cuesta mucho secarse y que se quede con olor a humedad. Aún si no vives en zonas húmedas, en invierno se convierten en algo muy útil cuando empieza a llover todos los días y no puedes tender fuera, y por si fuera poco facilita mucho el planchado posterior y deja las toallas y los jerseys de lana más suaves y mullidos.

Ya hemos hablado con anterioridad acerca de las Lavasecadoras y de las ventajas de una lavadora con secadora integrada, pero la tecnología ha evolucionado mucho en los últimos años y ahora en el mercado existen varios tipos de secadoras de ropa: condensación, evacuación o bomba de calor. ¿Cuál de ellas consume menos? ¿Cuál es la mejor opción para ti?

Cómo funcionan las secadoras de evacuación

La prioridad de esta secadora es expulsar la humedad de la ropa mojada. Para hacerlo cuenta con un mecanismo bastante sencillo. Simplemente, toma el aire que está en el ambiente y lo calienta a través de unas resistencias eléctricas. Ese aire se introduce en el bombo o habitáculo donde hemos metido previamente la ropa mojada y, finalmente, el aire húmedo es expulsado a través de un tubo. Éste normalmente se encuentra situado próximo a una ventana para evitar que la habitación se llene de humedad. Este tipo de secadoras fueron las primeras en salir al mercado y necesita algo más de mantenimiento que los demás por el uso del tubo.

Ropa más suave y mullida con la secadora

Ropa más suave y mullida con la secadora

Cómo funcionan las secadoras de condensación

Las secadoras de condensación son las más demandadas. La razón guarda relación con su ubicación, pues al no necesitar una salida de aire se pueden colocar en cualquier lugar. El agua que procede de la ropa húmeda que hemos metido en su interior acaba en un depósito que después debe ser vaciado. Este tipo de secadora es algo más sofisticada que la de evacuación y, a diferencia de estas que expulsan el aire al exterior, vuelve al habitáculo de la ropa con el consiguiente ahorro. Puede que al hacerlo necesite unos grados de temperatura más, pero no hay duda de que se ahorra energía al no tener que coger de nuevo el aire frío del exterior.

Cuál es el mecanismo de las secadoras de bomba de calor

Las secadoras de bomba de calor, por su parte, tienen un mecanismo similar a las secadoras de condensación, aunque su diferencia está en la forma de calentar el aire. En las de condensación se lleva a cabo a través de resistencias, mientras que en estos modelos se hace con un condensador que forma parte de una bomba de calor. En realidad, su funcionamiento es similar al de un deshumidificador doméstico. De esa forma, el procedimiento de enfriamiento y condensación no lo hace el intercambiador sino el evaporador. Su mayor ventaja reside en su eficiencia porque el calentamiento por bomba de calor es más eficaz que el calentamiento producido por resistencias. Eso sí, puede que los programas de secado necesiten más tiempo o duren algo más que el resto, pues las bombas de calor no elevan el aire a temperaturas tan altas como en el caso de las resistencias.

Seguro que existe una que se adapta a tus necesidades, entra en nuestra sección dedicada a las Secadoras y descubre la tuya.

Termoventiladores y Calefactores Eléctricos de bajo consumo, ideales para espacios pequeños

Termoventiladores y Calefactores Eléctricos de bajo consumo, pequeños grandes aliados

Termoventiladores y Calefactores Eléctricos de bajo consumo, pequeños grandes aliados

En invierno es muy importante contar con un sistema de calor en nuestro hogar de forma efectiva. Cuando pasamos ratos considerables en una habitación, lo ideal es encontrarse bien y no pasar ni gota de frío. En este sentido, la calefacción supone una inversión considerable de dinero especialmente cuando solo necesitaríamos calentar una habitación. Por esa razón surgen los Calefactores Eléctricos de bajo consumo, los cuales son ideales para espacios pequeños.

Estos calefactores son una magnífica alternativa para calentar un área reducida en cuestión de segundos. Suelen ser bastante útiles en el baño, en aquellos momentos en los que nos arreglamos o salimos de la ducha, así como en otoño cuando las temperaturas aún no son tan temibles como para emplear la calefacción. No obstante, cada vez son más los que optan por calentar sus hogares con Calefactores Eléctricos por sus grandes ventajas.

¿Por qué comprar un Calefactor Eléctrico?

  • Calientan con rapidez: los Calefactores Eléctricos son una buena opción para calentar pequeñas habitaciones. Estos aparatos cuentan con un sistema de convención que calienta el aire frío del ambiente y lo expulsa en modo caliente al instante. De esa manera, son muy prácticos si lo que necesitamos es calentar una zona en la mayor brevedad posible.
  • Facilidad de uso: son muy sencillos de usar. Tan solo hay que enchufarlos a la corriente y encenderlos.
  • Pequeños y ligeros: suelen tener un tamaño pequeño, así que se transportan de un lugar a otro de una manera sencilla y cómoda, aunque algunos modelos cuentan con asa para facilitar el transporte.
  • No necesitan instalación: ni tampoco combustible. Basta con conectar el Calefactor Eléctrico a la corriente eléctrica para que funcione. Por ende, tampoco expulsan gases que pueden resultar nocivos para el planeta.
  • Se ahorra energía: además, los Calefactores Eléctricos de bajo consumo resultan bastante eficientes gracias, precisamente, a su sistema de convección que transforma el aire en calor. La electricidad que emplean la aprovechan al máximo, ya que no derrochan nada en su funcionamiento.
  • Son muy económicos: y aquí viene lo más llamativo de todo: su precio. Los Calefactores Eléctricos son tremendamente baratos. Por lo tanto, son accesibles para todos los bolsillos.

Termoventiladores de bajo consumo: útiles también para el verano

No obstante, lo mejor de todo es la versatilidad de estos aparatos, y es que la mayoría de ellos disponen también de modo ventilador para las épocas más calurosas, por lo cual también reciben el nombre de “calefactores ventiladores” o Termoventiladores. De este modo, estaríamos adquiriendo por un precio realmente bajo un aliado para todo el año.

Los Calefactores Eléctricos disponen de una rueda o botón para seleccionar, o bien el modo ventilador, o bien el modo calefactor. Además, también es posible regular la intensidad del calor o la velocidad del ventilador, de manera que la temperatura que emane sea siempre la idónea para nosotros. ¡Mejor, imposible!

Encuentra el mejor Calefactor Eléctrico de bajo consumo para ti en nuestra sección de Termoventiladores y Calefactores Eléctricos.

10 ventajas a tener en cuenta de los radiadores de aceite pequeños

Los radiadores de aceite pequeños, perfectos para combatir el frío

Los radiadores de aceite pequeños, perfectos para combatir el frío

Con la llegada del frío es preciso buscar opciones que supongan un ahorro considerable de energía y dinero. Una alternativa muy recomendable por sus múltiples ventajas son los radiadores de aceite. Estos pequeños emisores térmicos cubren las necesidades del día a día y suelen contar con un regulador de potencia para adaptarse a todo tipo de espacios o áreas, incluso algunos modelos cuentan con un termostato ajustable para regular la temperatura y no consumir más electricidad de la necesaria.

¿Cómo funcionan los radiadores de aceite?

Los radiadores de aceite son electrodomésticos que pueden calentar cualquier estancia a través del fluido térmico que incorporan en su interior. Una vez se enciende, el fluido que suele ser un aceite especialmente dedicado para este fin, se calienta repartiendo el calor de forma uniforme por todo el radiador y mantiene la temperatura incluso un tiempo después de haberse apagado.

Con los radiadores de aceite se calienta la estancia donde se esté utilizando por convección natural, es decir, el aire que circula por el ambiente es calentado y asciende dejando paso al aire más frío que se calentará a su vez.

A la hora de comprar un radiador de aceite es muy importante tener en cuenta los diferentes modelos existentes en el mercado. Los radiadores de aceite pequeños son una solución ideal para estancias reducidas. Suelen estar compuestos por varios elementos, o divisiones verticales por las que circula el aceite, y ocupan muy poco espacio, lo que resulta una gran ventaja como veremos a continuación.

Las principales ventajas de los radiadores de aceite pequeños

Cuando las temperaturas bajan escandalosamente en invierno, debemos contar con diferentes fuentes de calor y por eso los radiadores de aceite pequeños son una magnífica opción:

  • Generan ambientes cálidos: los radiadores de aceite pequeños dan lugar a ambientes cálidos, al tiempo que conceden una importante reducción en el gasto energético.
  • Disponen de un sistema de seguridad: para evitar posibles sobrecargas energéticas, así como un calor excesivo, los radiadores de aceite cuentan con un sistema de seguridad inteligente. De este modo, al detectar una cierta temperatura en el ambiente, el radiador deja de emitir calor por sí solo.
  • Son muy resistentes: estos radiadores poseen una gran durabilidad y resistencia, por lo que resultan, además, una gran inversión a largo y corto plazo.
  • Fáciles de transportar: al llevar ruedas, su transporte resulta muy cómodo y flexible, pues es posible llevarlos a cualquier rincón de la casa, siendo tan prácticos como eficientes.
  • Fáciles de limpiar: los radiadores de aceite pequeños cuentan con un tipo de energía limpia, son bastante fáciles de limpiar y además no precisan mantenimiento.
  • Permiten ahorrar dinero y energía: resultan una gran ventaja económica y eléctrica, ya que es posible aprovechar al máximo su calor residual para seguir calentando la habitación una vez apagado.
  • Fáciles de usar: como ya hemos mencionado, son portátiles y tremendamente cómodos. Lo único que se necesitan es un enchufe, puesto que para funcionar deben conectarse a la electricidad sin requerir ningún tipo de instalación.
  • Son pequeños: los radiadores de pequeño tamaño no resultan tan aparatosos como los más grandes y apenas ocupan espacio. Esta es una de sus principales ventajas, sobre todo cuando termina el invierno y es necesario guardarlos hasta el año próximo.
  • No necesita recambios: el aceite que llevan en su interior nunca se consume. De esa manera, no hace falta hacer ningún tipo de recargo ni reemplazo, por lo que apenas generan residuos.
  • Son una opción ecológica: debido a todo lo anterior, los radiadores de aceite pequeños resultan una alternativa ecológica a la hora de afrontar el frío. ¿Qué más se puede pedir?

No lo dudes, visita nuestra sección de radiadores y encuentra el que mejor se adapta a tus necesidades.

Con los radiadores eléctricos de bajo consumo ahorrarás en la factura de la luz

Conoce más acerca de Radiadiores Eléctricos y Emisores Térmicos para tu hogar

Conoce más acerca de Radiadiores Eléctricos y Emisores Térmicos para tu hogar

Con la llegada del invierno, la bajada de temperaturas acaba calando en nuestro hogar, generando en más de una ocasión resfriados y gripe. Por suerte, hoy en día tenemos al alcance miles de opciones económicas y de calidad mantener la temperatura de nuestra morada y, así, asegurar nuestro bienestar. Hablamos de los radiadores eléctricos de bajo consumo, también conocidos como emisores térmicos, con los que ahorrarás en la factura de la luz.

Estos electrodomésticos han evolucionado enormemente, con lo que ahora, además de emitir y conservar el calor, lo hacen cuidando del medio ambiente y de nuestro bolsillo.

Tipos de emisores térmicos

Existen diferentes tipos de emisores térmicos, los cuales se adaptan a las diferentes necesidades del usuario:

  • Emisores térmicos secos: estos son ideales para calentar rápidamente las habitaciones frías en momentos puntuales. El calor que emanan viene directamente de la resistencia eléctrica, por lo que al apagar el electrodoméstico, también desaparecerá rápido el calor. Perfecto para quienes tengan sofocos o cambios repentinos de temperatura.
  • Emisores térmicos de fluidos: a diferencia de los anteriores, mantienen el calor por más tiempo una vez apagados. Esto es así gracias a su líquido interno que continúa caliente y tarda en enfriarse de nuevo. Son recomendables para quienes necesiten usarlo de 4 a 8 horas al día.
  • Emisores térmicos cerámicos: estos son los electrodomésticos con mayor inercia térmica, lo cual significa que tardan un poco más en calentarse, pero que una vez lo hacen retienen más el calor que otros radiadores eléctricos. Se recomiendan cuando se quiera utilizar más de 8 horas diarias.

Principales ventajas de los radiadores eléctricos de bajo consumo

Los radiadores eléctricos de bajo consumo cuentan con múltiples ventajas que has de conocer:

  • Calor agradable: a diferencia de otros aparatos pensados para producir calor, estos conceden una temperatura agradable, es decir, no agresiva ni demasiado fuerte. Además, calientan más rápidamente que otros sistemas de calefacción.
  • Fáciles de instalar y de transportar: resultan muy fáciles de instalar, ya que no requieren obras. Además, se pueden trasladar con bastante facilidad, ya que muchos radiadores eléctricos disponen de ruedas.
  • Retienen muy bien el calor: dada su inercia térmica, los radiadores eléctricos de bajo consumo son capaces de retener el calor una vez dejan de funcionar, por lo que se reduce el consumo eléctrico en un 30% en comparación con otros sistemas de calefacción.
  • Son silenciosos: no emiten ningún tipo de ruido, tampoco producen humos molestos y no resecan el ambiente.
  • Se ahorra energía (y dinero) con ellos: son una muy buena medida de ahorro debido a su bajo consumo eléctrico. Además, existen radiadores de diferentes tamaños y potencias, por lo que podrás elegir el que más se adapte a ti según tus necesidades. En general, el promedio es de 80W y 100W de potencia por cada metro cuadrado, pero para cualquier duda, coméntalo con los empleados de la tienda para que puedan ayudarte a elegir el idóneo para ti.

Visita nuestra sección de Calefacción y encuentra tu emisor térmico ideal.