Consejos para elegir Lavavajillas

Un lavavajillas proporciona muchas ventajas para cualquier cocina.
En comparación con el lavado a mano, el uso de un lavavajillas asegura una mayor higiene, pues el agua de lavado puede alcanzar los 70 grados. Además de eso, consigue ahorrar tiempo y dinero ya que dispone de varios programas entre los que elegir para así contribuir al ahorro energético. Elegir un electrodoméstico de este tipo requiere tener en cuenta algunas consideraciones que trataremos a continuación.

1º - ¿Qué tipo de lavavajillas responde a tus necesidades?

Existen varios modelos de lavavajillas con formatos diferentes, por lo que debes valorar cuál es el que mejor se adapta a lo que estás buscando y seleccionar entre los cuatro tipos comercializados: estándar, slim, compacto y de encastre.


Estándar

Los lavavajillas estándar son fáciles de instalar, pues suelen ser los más habituales. Se trata de máquinas de una anchura de 60 cm cuya puerta frontal está completamente visible y que están disponibles en diferentes colores, adaptándose a tus gustos y presupuesto.

Slim

Este tipo de lavavajillas son similares a los estándar exceptuando el tamaño. Y es que su anchura es de 45 cm, convirtiéndoles en la mejor opción para aquellas cocinas que disponen de un espacio más limitado.

Compacto

Los lavavajillas compactos son los más pequeños comercializados y son ideales para colocar sobre la encimera. Al tener un tamaño más reducido, su capacidad también es menor.

Encastre

En el caso de que la cocina tenga electrodomésticos de encastre o si pretendes remodelar tu cocina e integrar los electrodomésticos, esta opción es la mejor solución para ti. Se trata de máquinas similares a las estándar y slim, cuya ventaja es que pueden ocultarse en el mobiliario.

A+++

Son los más eficientes actualmente. Se trata de equipamientos de un precio un poco más elevado pero que, a medio plazo y como consecuencia del ahorro energético, permiten recuperar la inversión inicial.

2º - ¿Qué eficiencia energética prefieres?

La clasificación de la eficiencia energética para los lavavajillas varía entre los valores A+++ y D. Utilizar un lavavajillas es más eficiente que el lavado a mano tras cada comida. Algunos modelos ya consiguen incluso tener la previsión de cual es la cantidad de agua necesaria para cada ciclo de lavado, disminuyendo el malgaste. Sin embargo, en el caso de los lavavajillas no sólo tendrás que comprobar la eficiencia energética. Estos equipos también se evalúan en cuanto a eficacia de lavado, secado y consumo de agua. En el momento de elegir es importante comparar la eficacia de lavado entre los diferentes modelos, siendo los más eficientes los clasificados bajo el valor A. En el caso de la eficacia de secado, esta clasificación puede ser importante para las ocasiones en las que necesitas utilizar la vajilla inmediatamente tras el lavado. Los mejores son los que clasifican esta función con las letras A y B. El consumo de agua ayuda a conocer el número de litros consumidos en cada lavado. Los que utilizan entre 9 y 10 litros por lavado son las consideradas como más eficientes.

3º - ¿Qué dimensión debes elegir?

La capacidad de los lavavajillas se mide en función de la cantidad máxima de platos y cubiertos que puede lavar simultáneamente. Normalmente varía entre los 6 a 14 cubiertos. Por ejemplo, un lavavajillas que admite 12 cubiertos equivale a limpiar al mismo tiempo 12 platos llanos, 12 platos hondos, 12 platos de postre, 12 tazas, 12 vasos, 12 cuchillos, 12 tenedores y 12 cucharas soperas y de postre. Si necesitas lavar ollas o sartenes, existen modelos en los que es posible mover el cesto de forma que se amplíe el espacio. Otros modelos permiten la introducción de un tercer cesto específico para cubiertos y vasos.

4º - ¿Cuáles son las características principales a tener en cuenta?

Otro punto que debes considerar en la elección de tu lavavajillas es el número de programas de lavado. En muchas ocasiones, los ciclos de lavado normales no son suficientes para eliminar las manchas más difíciles. Optar por un programa de pre-lavado o de lavado intensivo puede ayudar a mejorar el resultado. El ruido es otra característica que debemos verificar, especiamente si tu cocina está integrada en el salón.
Una opción que puede ayudar es la pre-programación. Los lavavajillas más recientes ofrecen esta solución, permitiendo programar el lavado y evitando así los momentos de mayor tarifa energética o en los que el ruido pueda resultar molesto. Por otra parte existen equipos que ofrecen programas económicos y delicados para los objetos de cristal. En el caso del secado, también existen soluciones a tu gusto. Bien sea a través del calor generado por el proceso de lavado, del aire caliente o a través de un ventilador, normalmente los métodos más rápidos son lo que permiten ahorrar más energía.


Suscríbete a nuestra newsletter

¡Recibe las novedades y promociones de Worten para siempre!

tratamiento de datos personales.*

Comparar Productos

    Comparar Productos

    ×
    Utilización de cookies:Al continuar con la navegación estás aceptando la utilización de cookies que permiten la prestación de servicios y ofertas adaptadas a tus intereses.Puedes comprobar la lista de cookies que utilizamos en cualquier momentoen esta página.