Etiqueta: Climatización

Termoventiladores y Calefactores Eléctricos de bajo consumo, ideales para espacios pequeños

Termoventiladores y Calefactores Eléctricos de bajo consumo, pequeños grandes aliados

Termoventiladores y Calefactores Eléctricos de bajo consumo, pequeños grandes aliados

En invierno es muy importante contar con un sistema de calor en nuestro hogar de forma efectiva. Cuando pasamos ratos considerables en una habitación, lo ideal es encontrarse bien y no pasar ni gota de frío. En este sentido, la calefacción supone una inversión considerable de dinero especialmente cuando solo necesitaríamos calentar una habitación. Por esa razón surgen los Calefactores Eléctricos de bajo consumo, los cuales son ideales para espacios pequeños.

Estos calefactores son una magnífica alternativa para calentar un área reducida en cuestión de segundos. Suelen ser bastante útiles en el baño, en aquellos momentos en los que nos arreglamos o salimos de la ducha, así como en otoño cuando las temperaturas aún no son tan temibles como para emplear la calefacción. No obstante, cada vez son más los que optan por calentar sus hogares con Calefactores Eléctricos por sus grandes ventajas.

¿Por qué comprar un Calefactor Eléctrico?

  • Calientan con rapidez: los Calefactores Eléctricos son una buena opción para calentar pequeñas habitaciones. Estos aparatos cuentan con un sistema de convención que calienta el aire frío del ambiente y lo expulsa en modo caliente al instante. De esa manera, son muy prácticos si lo que necesitamos es calentar una zona en la mayor brevedad posible.
  • Facilidad de uso: son muy sencillos de usar. Tan solo hay que enchufarlos a la corriente y encenderlos.
  • Pequeños y ligeros: suelen tener un tamaño pequeño, así que se transportan de un lugar a otro de una manera sencilla y cómoda, aunque algunos modelos cuentan con asa para facilitar el transporte.
  • No necesitan instalación: ni tampoco combustible. Basta con conectar el Calefactor Eléctrico a la corriente eléctrica para que funcione. Por ende, tampoco expulsan gases que pueden resultar nocivos para el planeta.
  • Se ahorra energía: además, los Calefactores Eléctricos de bajo consumo resultan bastante eficientes gracias, precisamente, a su sistema de convección que transforma el aire en calor. La electricidad que emplean la aprovechan al máximo, ya que no derrochan nada en su funcionamiento.
  • Son muy económicos: y aquí viene lo más llamativo de todo: su precio. Los Calefactores Eléctricos son tremendamente baratos. Por lo tanto, son accesibles para todos los bolsillos.

Termoventiladores de bajo consumo: útiles también para el verano

No obstante, lo mejor de todo es la versatilidad de estos aparatos, y es que la mayoría de ellos disponen también de modo ventilador para las épocas más calurosas, por lo cual también reciben el nombre de “calefactores ventiladores” o Termoventiladores. De este modo, estaríamos adquiriendo por un precio realmente bajo un aliado para todo el año.

Los Calefactores Eléctricos disponen de una rueda o botón para seleccionar, o bien el modo ventilador, o bien el modo calefactor. Además, también es posible regular la intensidad del calor o la velocidad del ventilador, de manera que la temperatura que emane sea siempre la idónea para nosotros. ¡Mejor, imposible!

Encuentra el mejor Calefactor Eléctrico de bajo consumo para ti en nuestra sección de Termoventiladores y Calefactores Eléctricos.

¿Qué es y cómo funciona un Termostato digital programable?

Termostatos Digitales programables, una herramienta ideal en invierno

Termostatos Digitales programables, una herramienta ideal en invierno

Ya hemos hablado acerca de la Domótica y lo provechoso que resulta aplicar la misma a nuestro hogar con la consiguiente mejora del mismo, y los Termostatos Digitales programables son uno de estos dispositivos domóticos cuyos beneficios más rápido vamos a notar. Conectados a la caldera que regulan la temperatura del ambiente con tal de aumentar la comodidad y el bienestar de un hogar. Funcionan de una manera muy sencilla y su misión principal es ahorrar energía. De esa manera, son capaces de aumentar el calor cuando el ambiente empieza a estar demasiado frío, y de bajar la temperatura si el ambiente está muy cargado.

Cómo funcionan los Termostatos Digitales programables

Dentro de la gama de Termostatos, los digitales son los más utilizados por su eficacia y fácil manejo. Se basan en sensores eléctricos capaces de controlar los cambios de temperatura. Es decir, el usuario registra una temperatura en el dispositivo, y este se encargará de encender o apagar el sistema de calefacción de manera que se regule la temperatura ambiente de forma automática. Incluso los más modernos cuentan con conexión a Internet y pueden ser manejados mediante el uso de una App en nuestro smartphone.

Lo cierto es que poseen multitud de ventajas, tanto a nivel doméstico como a nivel ambiental, pero lo mejor de todo está en que:

  • Facilitan la vida del usuario: gracias a su programación, es posible disfrutar de una temperatura estable en el hogar, evitando así resfriados. Además, también ahorrarás tiempo, ya que no deberás de estar pendiente de encender o apagar el calefactor, pues el termostato digital lo hará por ti.
  • Ahorran energía: los termostatos digitales programables permiten ahorrar energía y dinero, ya que el sistema de climatización se encenderá y se apagará en los momentos necesarios automáticamente.
  • Hogar más apacible y cómodo: además de suponer un ahorro considerable de energía, haciendo que el importe de nuestras facturas sea inferior, los termostatos digitales programables convertirán tu hogar en un lugar mucho más agradable y cómodo gracias a la mantener una temperatura de tu agrado y de forma estable.
  • Se ajusta a tus necesidades: los termostatos digitales también te ofrecen la opción de programarlos para que la calefacción esté apagada cuando estés fuera de casa, así como indicar que empiecen a calentar tu hogar un poco antes de que llegues. Es decir, con ellos tendrás un control absoluto del uso energético de tu sistema de calefacción.

Tan solo deberás conectarlo a la caldera, seguir las instrucciones de instalación que encontrarás en el paquete del producto, y ya podrás empezar a programarlo.

Cómo programar un Termostato Digital

La programación se puede hacer diariamente o semanalmente, todo depende del modelo que adquiramos. Aunque lo cierto es que el manejo en ambos casos es bien sencillo:

  • Los termostatos programables diarios: con ellos se establece, por un lado, una temperatura para dormir, es decir, para justo antes de irnos a la cama; y se programa, por otro lado, una temperatura distinta para cuando nos suene el despertador por la mañana.
  • Los termostatos digitales de programación semanal: con ellos, en cambio, lo único que hay que hacer es dejarlo programado para todos los días de la semana, con programas especiales para los fines de semana, ya que es cuando más tiempo pasamos en el hogar.

Si tú también quieres hacerte con uno, descubre todos los Termostatos Digitales que tenemos a tu disposición. ¡Increíbles!

Dulce hogar inteligente: todo bajo control remoto gracias a la domótica

Domótica doméstica, la última tecnología aplicada al hogar

Domótica doméstica, la última tecnología aplicada al hogar

La Domótica doméstica ya no es ciencia ficción y está presente en nuestra realidad. El control de luces, la temperatura e incluso de las persianas ya es posible y, como se suele decir, hay una aplicación para ello. Tan solo hay que pulsar un botón en una App instalada en el móvil para activar y programar tus dispositivos estés donde estés. Los hogares inteligentes son viviendas funcionales, seguras y confortables basadas en la tecnología más revolucionaria, destinada a mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

La adopción de estos avances nos lleva a automatizar el hogar a través de herramientas que nos permitan ahorrar energía y dinero casi sin darnos cuenta, poniendo la tecnología a nuestro servicio de forma instantánea. Además, la curva de aprendizaje apenas tiene pendiente gracias al uso de un entorno que ya conocemos y de nuestro propio smartphone si contamos con la App correspondiente, por lo que no tenemos que temer su adopción y todo serán ventajas.

Los principales beneficios de la Domótica en tu hogar

  • Ahorro de energía, tiempo y dinero: la energía y la economía están íntimamente vinculadas, y gracias la Domótica se puede controlar todos nuestros sistemas eléctricos de forma inteligente, con lo que la factura se verá reducida. De ese modo, hay dispositivos que controlan la subida y bajada de persianas con respecto a la posición del sol, así como aparatos que regulan los sistemas de climatización de manera automática sin tener que apagar y encender o regular el termostato de forma manual.
  • Instalaciones económicas: la instalación de un sistema domótico moderno tiene un coste similar al de uno tradicional, sea cual sea el tipo de vivienda, e incluso menor en ocasiones al poder utilizar tecnología sin cables.
  • Amplia oferta de dispositivos inteligentes: cada vez son más los productos domóticos que podemos encontrar en el mercado, cada vez de mayor calidad, más fáciles de manejar y a precios más competitivos que en el pasado. Incluso algunos cuentan con Inteligencia Artificial capaz de determinar la forma de uso más óptima en cada momento.
  • Mejora en el bienestar: la domótica facilita la vida al usuario haciendo que su día a día se desarrolle de forma más tranquila y cómoda gracias, por ejemplo, a los sistemas de teleasistencia o los equipos relacionados con la seguridad del hogar.
  • Versatilidad en el manejo: estos sistemas inteligentes se pueden controlar dentro de casa y fuera de ella. Tan solo hace falta una conexión a Internet para poder controlar tu hogar de forma remota.

Ejemplos de Domótica doméstica

  • Control de la temperatura: con los termostatos inteligentes podrás mantener la temperatura idónea en tu hogar. Basta con programarlos para mantener una sensación térmica agradable todo el tiempo.
  • Regulador de luz: otro de los ejemplos de Domótica doméstica más llamativos es el control de la intensidad de la luz en cualquier habitación, el cual podremos manejar según nuestras necesidades del momento.
  • Alarmas y sensores de movimiento: también es posible instalar alarmas inteligentes que nos avisen cualquier evento en nuestro hogar. hay modelos que permiten avisar de forma automática los cuerpos de seguridad, lo cual es perfecto si vamos a ausentarnos durante una temporada o en vacaciones.
  • Control de riego: el control de riego es, sin lugar a dudas, otro de los mejores dispositivos de domótica para el hogar. Con ellos podrás programar la hora y la duración del riego en tu jardín con el consiguiente ahorro en agua y tiempo para poder dedicarnos a otras tareas no tan tediosas.
  • Encender y apagar electrodomésticos: otro de los mejores ejemplos de Domótica doméstica lo encontraremos en todas aquellas herramientas que nos permitan encender y apagar los electrodomésticos para, por ejemplo, tener siempre el café recién hecho al llegar a casa o la ropa recién lavada y lista para tender sin una sola arruga.

Si tú también quieres disfrutar de una casa inteligente, echa un vistazo a nuestra de sección de Domótica… ¡te va a encantar!

10 ventajas a tener en cuenta de los radiadores de aceite pequeños

Los radiadores de aceite pequeños, perfectos para combatir el frío

Los radiadores de aceite pequeños, perfectos para combatir el frío

Con la llegada del frío es preciso buscar opciones que supongan un ahorro considerable de energía y dinero. Una alternativa muy recomendable por sus múltiples ventajas son los radiadores de aceite. Estos pequeños emisores térmicos cubren las necesidades del día a día y suelen contar con un regulador de potencia para adaptarse a todo tipo de espacios o áreas, incluso algunos modelos cuentan con un termostato ajustable para regular la temperatura y no consumir más electricidad de la necesaria.

¿Cómo funcionan los radiadores de aceite?

Los radiadores de aceite son electrodomésticos que pueden calentar cualquier estancia a través del fluido térmico que incorporan en su interior. Una vez se enciende, el fluido que suele ser un aceite especialmente dedicado para este fin, se calienta repartiendo el calor de forma uniforme por todo el radiador y mantiene la temperatura incluso un tiempo después de haberse apagado.

Con los radiadores de aceite se calienta la estancia donde se esté utilizando por convección natural, es decir, el aire que circula por el ambiente es calentado y asciende dejando paso al aire más frío que se calentará a su vez.

A la hora de comprar un radiador de aceite es muy importante tener en cuenta los diferentes modelos existentes en el mercado. Los radiadores de aceite pequeños son una solución ideal para estancias reducidas. Suelen estar compuestos por varios elementos, o divisiones verticales por las que circula el aceite, y ocupan muy poco espacio, lo que resulta una gran ventaja como veremos a continuación.

Las principales ventajas de los radiadores de aceite pequeños

Cuando las temperaturas bajan escandalosamente en invierno, debemos contar con diferentes fuentes de calor y por eso los radiadores de aceite pequeños son una magnífica opción:

  • Generan ambientes cálidos: los radiadores de aceite pequeños dan lugar a ambientes cálidos, al tiempo que conceden una importante reducción en el gasto energético.
  • Disponen de un sistema de seguridad: para evitar posibles sobrecargas energéticas, así como un calor excesivo, los radiadores de aceite cuentan con un sistema de seguridad inteligente. De este modo, al detectar una cierta temperatura en el ambiente, el radiador deja de emitir calor por sí solo.
  • Son muy resistentes: estos radiadores poseen una gran durabilidad y resistencia, por lo que resultan, además, una gran inversión a largo y corto plazo.
  • Fáciles de transportar: al llevar ruedas, su transporte resulta muy cómodo y flexible, pues es posible llevarlos a cualquier rincón de la casa, siendo tan prácticos como eficientes.
  • Fáciles de limpiar: los radiadores de aceite pequeños cuentan con un tipo de energía limpia, son bastante fáciles de limpiar y además no precisan mantenimiento.
  • Permiten ahorrar dinero y energía: resultan una gran ventaja económica y eléctrica, ya que es posible aprovechar al máximo su calor residual para seguir calentando la habitación una vez apagado.
  • Fáciles de usar: como ya hemos mencionado, son portátiles y tremendamente cómodos. Lo único que se necesitan es un enchufe, puesto que para funcionar deben conectarse a la electricidad sin requerir ningún tipo de instalación.
  • Son pequeños: los radiadores de pequeño tamaño no resultan tan aparatosos como los más grandes y apenas ocupan espacio. Esta es una de sus principales ventajas, sobre todo cuando termina el invierno y es necesario guardarlos hasta el año próximo.
  • No necesita recambios: el aceite que llevan en su interior nunca se consume. De esa manera, no hace falta hacer ningún tipo de recargo ni reemplazo, por lo que apenas generan residuos.
  • Son una opción ecológica: debido a todo lo anterior, los radiadores de aceite pequeños resultan una alternativa ecológica a la hora de afrontar el frío. ¿Qué más se puede pedir?

No lo dudes, visita nuestra sección de radiadores y encuentra el que mejor se adapta a tus necesidades.

Con los radiadores eléctricos de bajo consumo ahorrarás en la factura de la luz

Conoce más acerca de Radiadiores Eléctricos y Emisores Térmicos para tu hogar

Conoce más acerca de Radiadiores Eléctricos y Emisores Térmicos para tu hogar

Con la llegada del invierno, la bajada de temperaturas acaba calando en nuestro hogar, generando en más de una ocasión resfriados y gripe. Por suerte, hoy en día tenemos al alcance miles de opciones económicas y de calidad mantener la temperatura de nuestra morada y, así, asegurar nuestro bienestar. Hablamos de los radiadores eléctricos de bajo consumo, también conocidos como emisores térmicos, con los que ahorrarás en la factura de la luz.

Estos electrodomésticos han evolucionado enormemente, con lo que ahora, además de emitir y conservar el calor, lo hacen cuidando del medio ambiente y de nuestro bolsillo.

Tipos de emisores térmicos

Existen diferentes tipos de emisores térmicos, los cuales se adaptan a las diferentes necesidades del usuario:

  • Emisores térmicos secos: estos son ideales para calentar rápidamente las habitaciones frías en momentos puntuales. El calor que emanan viene directamente de la resistencia eléctrica, por lo que al apagar el electrodoméstico, también desaparecerá rápido el calor. Perfecto para quienes tengan sofocos o cambios repentinos de temperatura.
  • Emisores térmicos de fluidos: a diferencia de los anteriores, mantienen el calor por más tiempo una vez apagados. Esto es así gracias a su líquido interno que continúa caliente y tarda en enfriarse de nuevo. Son recomendables para quienes necesiten usarlo de 4 a 8 horas al día.
  • Emisores térmicos cerámicos: estos son los electrodomésticos con mayor inercia térmica, lo cual significa que tardan un poco más en calentarse, pero que una vez lo hacen retienen más el calor que otros radiadores eléctricos. Se recomiendan cuando se quiera utilizar más de 8 horas diarias.

Principales ventajas de los radiadores eléctricos de bajo consumo

Los radiadores eléctricos de bajo consumo cuentan con múltiples ventajas que has de conocer:

  • Calor agradable: a diferencia de otros aparatos pensados para producir calor, estos conceden una temperatura agradable, es decir, no agresiva ni demasiado fuerte. Además, calientan más rápidamente que otros sistemas de calefacción.
  • Fáciles de instalar y de transportar: resultan muy fáciles de instalar, ya que no requieren obras. Además, se pueden trasladar con bastante facilidad, ya que muchos radiadores eléctricos disponen de ruedas.
  • Retienen muy bien el calor: dada su inercia térmica, los radiadores eléctricos de bajo consumo son capaces de retener el calor una vez dejan de funcionar, por lo que se reduce el consumo eléctrico en un 30% en comparación con otros sistemas de calefacción.
  • Son silenciosos: no emiten ningún tipo de ruido, tampoco producen humos molestos y no resecan el ambiente.
  • Se ahorra energía (y dinero) con ellos: son una muy buena medida de ahorro debido a su bajo consumo eléctrico. Además, existen radiadores de diferentes tamaños y potencias, por lo que podrás elegir el que más se adapte a ti según tus necesidades. En general, el promedio es de 80W y 100W de potencia por cada metro cuadrado, pero para cualquier duda, coméntalo con los empleados de la tienda para que puedan ayudarte a elegir el idóneo para ti.

Visita nuestra sección de Calefacción y encuentra tu emisor térmico ideal.