Cuidar tu higiene bucodental es importante. Seguramente muchos de vosotros luchareis diariamente con la seda dental para controlar todo lo que se queda entre los dientes. Y es que, más del 90% de los problemas de salud bucodental, entre ellos la caries o la enfermedad periodontal, son producidos por la placa bacteriana. Hoy vamos a hablar de una herramienta que es super útil y sencilla, el irrigador dental.

Una parte muy importante para cuidar la higiene bucodental es mantener a raya la placa bacteriana. El problema que tenemos es que con el cepillo de dientes solo somos capaces de llegar a las partes más sencillas. No llegamos a la zona interproximal que se haya entre los dientes. Es por eso que, normalmente, tanto las caries como las enfermedades periodontales se den en esta zona.

¿Por qué debemos usar el irrigador?

Existen otras herramientas como pueden ser la seda, los cepillos interproximales o los arcos. Pero todos ellos requieren de una destreza y de una habilidad manual muy alta e, incluso, tener paciencia para poder utilizarlos porque al principio son muy laboriosos. Un irrigador bucal te hará la tarea más sencilla.

¿Qué es un irrigador?

Se trata de un dispositivo eléctrico que lleva un depósito de agua que puede ser de diferentes tamaños. En este depósito podemos introducir diferentes líquidos, incluso enjuagues bucales. Gracias a una bomba que lleva el dispositivo va a empujar a cierta presión (dependiendo la potencia que elijamos) por una pistola que nosotros vamos a orientar en el interior de nuestra boca.

¿En qué nos tenemos que fijar al elegir un irrigador?

Capacidad de depósito

En función de para quien vaya orientado. Si es para uso personal puede valernos con un depósito pequeño que nos ocupe poco espacio en el baño y que esté entre los 250 y 500 mililitros. Pero si realmente lo queremos para uso compartido, por ejemplo para que lo use toda la familia, es recomendable usar un tamaño más grande que sea superior a los 500 mililitros, ya que, de lo contrario, habría que cambiar muy frecuentemente el agua.

Tipo de alimentación

Pueden ser eléctricos, enchufados a la luz o con batería. A su vez pueden ser fijos o para viaje. Siempre es recomendable escoger uno que sea eléctrico y enchufable. Si te decantas por uno de batería siempre será preferible que sea uno de batería de litio en lugar de uno que se recargue con pilas. El problema que tienen las baterías es que la potencia será mucho menor.

Potencia

Más o menos todos los irrigadores tienen la misma potencia. Solamente que algunos tienen mejor regulación de dicha potencia. Según los estudios, si usamos más del 70% de la fuerza que tienen estos dispositivos de forma inadecuada, puede ser dañino. Así que es recomendable que el irrigador tenga un potenciómetro que nos deje actuar entre un 20 y un 70% de su potencia.

¿Qué utensilios incluye el irrigador?

El primero de ellos es una punta, que es cónica y que es muy genérica. Nos vale para multiples usos. Después tendremos una especie de cepillo que nos va a servir para pacientes de ortodoncia que puedan tener brackets. Luego tenemos la punta periodontal que es aquella con la que podemos atacar y acceder a las bolsas periodontales. Esta viene con una especie de lanza para poder entrar dentro de los surcos que se forman si tienes una enfermedad periodontal. Por último, tenemos una cucharilla que nos va a servir como raspador o limpiador lingual.

¿Cuándo usar el irrigador?

Siempre después de cada cepillado. El irrigador se trata de un complemento al cepillado, nunca un sustitutivo.

¿Cómo tenemos que mantener nuestro irrigador?

Tendremos que vaciarlo, limpiar el depósito y cambiar el agua cada vez que lo utilicemos. Cada cierto tiempo se puede añadir dentro del depósito una pastilla antiséptica efervescente.

¿Cuál es el mejor irrigador dental del mercado?

Si tienes implantes, nuestra recomendación es el irrigador bucal ORAL-B Oxyjet. Te ayudará a conseguir una limpieza profunda y a mantener las encías sanas. No obstante, otro modelo muy potente es el Hidropulsor Waterpik WP-560, que es ideal para los viajes y los cuartos de baño pequeños. En cualquier caso, ORAL-B y Waterpik son las dos marcas más referentes del mercado.

 

VER IRRIGADORES