En estos tiempos en los que vivimos con mayor ansiedad y estrés derivados de nuestro día a día, necesitamos crear un momento para nosotros, para relajarnos y no siempre encontramos el lugar ni el tiempo adecuados.
Te enseñamos cómo puedes hacerlo desde casa, preparando un espacio para ello y ayudándote de música, libros, etc.

¿Qué es la meditación?

La meditación es un método anti estrés muy útil en momentos en que no podemos controlar nuestras emociones y sentimos que estas, nos controlan a nosotros.
Es importante entender que gran parte de la meditación depende única y exclusivamente de nuestra mente y su capacidad para evadirnos de lo que nos rodea en ese preciso instante. Pero, podemos contar con ciertos elementos que nos ayudarán a conseguir ese estado que necesitamos para desprendernos del estrés. Con el tiempo y la práctica, muchas personas son capaces de conseguir un estado de meditación tal, que no necesitan de elementos externos para conseguir evadir su mente y relajarse.

La meditación es el mejor método para mantener ágil nuestra mente y entrenar nuestro cerebro para mantenerlo joven durante más tiempo.

La meditación se viene practicando desde la antigüedad, como un componente más de la cultura, la religión y las creencias de las diferentes civilizaciones que han ido poblando la Tierra.
Es un poder de autocontrol de las emociones, que normalmente, dado el ritmo de vida que llevamos en la época moderna y más aún en algunas culturas, se ha ido tornando cada vez más difícil.

Diferencias entre Meditación y Relajación

No debemos confundir la meditación con la relajación, ya que son conceptos diferentes:
Relajación: en este caso, lo que conseguimos es dejar la mente en blanco, la distraemos de cualquier pensamiento que nos atenaza.
Meditación: aquí, por el contrario, concentramos nuestro esfuerzo y la mente en un pensamiento muy concreto y la vamos guiando hacia el objetivo o fin deseado.

Objetivos de la Meditación y la Relajación

El fin de ambas técnicas, también son diferentes:
Relajación: buscamos evadirnos de una situación de estrés, “bajar el ritmo”, y encontrar un “momento de paz” en nuestro día. Descansar, no pensar en nada, en definitiva, relajar cuerpo y mente.
Meditación: es algo muy distinto. Es concentrar nuestro esfuerzo y conocimientos en una única idea y con un fin positivo.

Beneficios de la Meditación

– El principal, es entrenar la mente para ayudarnos a afrontar de una forma positiva el mundo y las circunstancias que nos rodean.
Controlar las emociones negativas, como la ira, la angustia, la tristeza.
– Mejorar nuestra capacidad para resolver conflictos.

¿Qué necesito para meditar?

– Lo más importante es crear un ambiente que facilite la “desconexión” con el mundo exterior. Elige un lugar de tu casa, que se preste a ello. Una zona apartada, una habitación, terraza, etc.
– Una esterilla donde poner sentarnos o tumbarnos cómodamente antes de comenzar con la meditación.
– Ayudarte con algo de música relajante o especial de meditación.
– Si no tienes nociones sobre cómo realizar el proceso de meditación, te vendrá bien contar con manuales sobre técnicas de meditación y cómo realizarlas.
– Incluso puedes decorar el espacio con cuadros y láminas relacionadas con la temática de la meditación y el Budismo.