Es una de las últimas innovaciones dentro de este tipo de electrodomésticos de cocina, estas placas funcionan con sensores individuales, detectando automáticamente la forma y el tamaño del recipiente que se coloca encima de la placa. De esta manera solamente se calientan las zonas de la placa que está en contacto con el recipiente, además esta placa te permite cocinar con utensilios de cualquier forma, ya sean cuadrados, circulares, rectangulares u ovalados… ¡Ojo! Nos referimos a dimensiones, no al material de fabricación de la sartén u olla, como ya sabemos no todos los materiales son aptos para la inducción.

 

¿Qué son las placas flex inducción?

A diferencia de las placas de inducción tradicionales, en las que el diámetro de la sartén o la olla deben ajustarse a la zona de cocción, para un correcto funcionamiento, con las placas flexinducción puedes utilizar cualquier tipo de utensilios, ya que la placa se adaptara a su tamaño.

La ventaja de estas placas es que tiene unos sensores que funcionan de manera individual, detectando automáticamente la forma y el tamaño del recipiente y así calienta únicamente las zonas donde tiene contacto con ellos. Incluso podemos colocar más de un utensilio en una misma zona y elegir si queremos que se cocinen a la misma temperatura o a temperaturas distintas. Podrás estar cocinando dos comidas a la vez y no habrá zonas desaprovechadas.

  • Otra de las ventajas es el ahorro energético, esto se consigue gracias a que ahora solo se calienta la zona donde la placa detecta que hay algún recipiente y no toda una zona independientemente del tamaño del recipiente.
  • Además de estas ventajas la placas de flex inducción disponen de todas las virtudes de las placas de inducción tradicionales, rapidez, seguridad, facilidad de limpieza y eficiencias superiores a otras alternativas como las placas vitrocerámicas.

¿Cómo son los modelos Flex Inducción más avanzados?

Los modelos más avanzados cuentan con una única zona totalmente flexible y estos permiten unir varias zonas en una, para ampliar la superficie de cocción y poder usar utensilios de cocina grandes.

La verdad es, que las placas Flex Inducción más avanzadas te permiten hacer cosas impensables, son capaces de memorizar los ajustes aplicados a cada uno de los utensilios con los que estamos cocinando y los transfieren automáticamente a cualquier punto de la placa, si tenemos que moverlos. Con esto se consigue aprovechar al máximo la superficie de la placa y que podamos cocinar muchas cosas a la vez.

Otra de las funciones que más destacan los fabricantes es que con solo pulsar un botón, se divide la zona flexible en tres partes, asignando a cada una de ellas una temperatura distinta. En la parte delantera podrá la potencia máxima para hervir. En la zona central pondrá potencia media con la que cocinar a fuego lento. Y en la parte trasera una potencia mínima, para mantener el calor. Cada zona se activa automáticamente solo cuando se utiliza para que no tengas que hacerlo manualmente.

Dichas placas realizan acciones sorprendentes, como ajustar la potencia del fuego para mantener el aceite o el agua a una temperatura concreta y constante durante todo el proceso de cocción. Indica lo que está consumiendo en cada momento, para que siempre sepas la energía que gastas y puedas controlar mejor tus facturas. El calentamiento ultra-rápido con el que podrás, por ejemplo, llevar el agua hasta el punto de ebullición en un momento. La pantalla táctil, la programación del tiempo y los avisadores acústicos de fin de cocción, entre otras funciones hacen que los modelos más avanzados hagan las delicias de los cocineros más exigentes.

VER PLACAS DE COCINA