El viejo dicho “el perro es el mejor amigo del hombre” es uno de esos ineludibles y que perdura con los tiempos. Al fin y al cabo, es un fiel compañero de por vida que solo quiere una cosa de sus dueños: cariño.

Sin embargo, tener mascotas conlleva responsabilidades que a veces quedan en el olvido. Sobre todo cuando hablamos de tener un perro en un apartamento.

Mascota
Mascota

 

Ver Productos

 

 

¿Estás preparado para tener un perro?

Incluso antes de elegir la raza, debes tener una conversación honesta contigo mismo:

  • Preparado para tener un perro
    Preparado para tener un perro

    ¿La decisión fue unilateral o está toda la familia de acuerdo?

  • ¿Tienes tiempo para cuidar al animal?
  • ¿Está tomando esta decisión en función de con quién comparte la casa (amigos, pareja, tus abuelos o incluso los niños más pequeños)?
  • ¿Estás listo para ser responsable de la salud y el bienestar de tu perro?
  • ¿Sabes que tendrás obligaciones legales?

Estas preguntas son realmente importantes porque tener un perro en un piso puede ser un verdadero desafío. Aun así, es una experiencia que puede ser increíble y extremadamente gratificante. ¡Para ti y tu nuevo perro, por supuesto!

Recuerda preguntarte si quieres un perro como mascota.

Perros para Pisos

Al ser perros que van a vivir en un piso, cuando estés pensando en la raza, debes tener en cuenta:

  • Tu sociabilidad;
  • Su nivel de energía;
  • Tu afición por el ruido.
Perros para apartamentos
Perros para apartamentos

Porque recuerda: aunque es importante, no es solo el tamaño lo que importa. Un perro más pequeño puede ser un verdadero demonio de Tasmania funcionando con 5G todo el día y uno grande puede ser un gatito encantador esperándote en el sofá.

Es decir, dependerá mucho de su carácter e individualidad. El Beagle, por ejemplo, es un perro muy animado y puede encajar mejor con la vida de un apartamento, pero los Golden Retrievers, a pesar de no ser ideales, con una buena dosis de ejercicio y paseos ¡pueden ser muy felices en uno!

Cuidado que tiene

Cuidado del perro
Cuidado del perro

Una vez elegida la raza, es importante asegurarse de que tu perro tenga su propio espacio (como su cama) y sus propios juguetes. Tus zapatillas son muy bonitas, pero en tus pies, ¡no se destrozan en la boca de tu nuevo mejor amigo de cuatro patas!

Importante: ¡no olvides cosas básicas como collares, correas, productos de higiene o incluso unos deliciosos snacks que funcionan muy bien como premio cuando le estás enseñando a salir o no hacer sus necesidades dentro de casa!

Una dieta equilibrada es otro punto clave para el bienestar del animal. Una ración «cualquiera» no servirá. El tamaño, el peso y la edad son factores que hay que tener en cuenta. Las opciones no faltan, solo tienes que elegir la más adecuada.

Por último, pero muy importante: caminar. A nadie (o casi nadie) le gusta estar todo el día encerrado en casa. Tu perro no será diferente. Un viaje al parque puede hacer verdaderos milagros, ¡especialmente si es muy enérgico!

La salud y las vacunas de tu perro

Ya sea que tu nuevo perro haya sido comprado o adoptado, es normal que tengas muchas dudas y temores, que aumentan cuando se trata de la salud del nuevo miembro de la familia.

Por lo tanto, acude a tu veterinarios para que te indique cuales son las vacunas que hay que ponerle y te ayude en todo lo referente a la salud, como dice el viejo refrán… “¡Con la salud no se puede jugar!”.