Slow Juicers y Cold Press Juicers, bienvenido a la era de los zumos aún más naturales

Slow Juicer y Cold Press Juicer

Las máquinas licuadoras tradicionales funcionan rallando la fruta y centrifugando la pulpa obtenida para para exprimir las frutas y las verduras, métodos que son muy agresivos con los nutrientes de las mismas y, en ocasiones, incluso llegan a calentar el zumo obtenido con la consiguiente pérdida de “frescura” de componentes esenciales como las vitaminas. Para evitar esto tienes las Slow Juicers y las Cold Press Juicers, que incorporan una pequeña prensa que exprime literalmente las frutas para extraer todo el jugo posible y están diseñadas especialmente para preservar todos los nutrientes siendo ideales para esas dietas que requieren un aporte extra por recomendación médica.

Pero ahora la pregunta es ¿cómo elijo mi licuadora Cold Press ideal? Cada vez hay más modelos por lo que empieza a ser difícil elegir, por eso vamos a hablar de todos sus detalles a continuación, no te pierdas ningún detalle para asegurarte de que compras lo que más te conviene.

Licuadora BECKEN Bsj-2283

Licuadora BECKEN Bsj-2283

Características principales de las Cold Press Juicers

Extracción fácil de la pulpa

Casi todas las licuadoras tienen un recipiente para almacenar la pulpa de las frutas y verduras cuando se exprimen y puede ser más o menos fácil de limpiar una vez termines de usarla. Lo recomendable es que sea externa al aparato porque suelen ser más fáciles de lavar y reponer para seguir usándola, sobre todo si vas a usarla regularmente porque nunca debes dejar que se seque si no quieres pasar más tiempo del deseado intentando limpiarla.

Diferentes velocidades, diferentes ralladores

Las Slow Juicers pueden ofrecer la posibilidad de utilizar diferentes velocidades al exprimir. La más lenta es ideal para frutas con mucho jugo como uvas o naranjas mientras que la velocidad más rápida ayudará a extraer todo lo posible de otras frutas más duras como peras y manzanas. Con respecto a los ralladores, cuanto más fino sea el utilizado menos pulpa se obtendrá al final dejando un zumo más denso y al contrario, cuanto más grueso sea más pulpa se obtendrá con un zumo más líquido, pero eso depende de tu gusto.

Una boca de entrada grande

Y cuanto más grande mejor, porque de esta forma no te hará falta cortar las frutas en dados pequeños e incluso ni cortarlas si son pequeñas. También será más difícil que se atasque.

Y una licuadora grande

De nuevo, cuanto más grande mejor, pero depende del espacio que tengas en tu cocina. Los modelos de Slow Juicer más grandes tienen depósitos de mayor capacidad por lo que no tendrás que parar a medio zumo para sacar la pulpa o cambiar el vaso y las pequeñas son más fáciles de almacenar, tú decides.

Selecciona qué vas a exprimir antes

No todas las licuadoras valen para exprimir de todo, o al menos no de la mejor forma posible. Como pasa con este tipo de pequeños electrodomésticos, hay algunos modelos especializados en frutas y verduras mientras que otros son capaces de hacer purés, ideales para los más pequeños de la casas.

Depende de cuánto vayas a usarla

Si no crees que vaya a utilizar la licuadora habitualmente un modelo más sencillo puede ser perfecto pero ten en cuenta que si sois muchos en casa o eres muy fan de los zumos te hará falta un modelo algo más complejo para asegurarte de que no te dejará a medias. Aquí juega una parte importante el presupuesto del cual dispongas pero recuerda, gastar un poco más a la hora de comprar tu Cold Press Juicer puede ahorrarte dinero a la larga porque no te harán falta otros utensilios como filtros o coladores.

¿Qué te ha parecido? ¿No te dan ganas de tomar un buen zumo de frutas o un Green Smoothie bien fresquito?