Lo primero que debemos saber antes de comprar una impresora, es tener muy claro que uso le vamos a dar para poder sacarle el mejor provecho posible.

Es muy común que nos preguntemos cual es la impresora más adecuada para nuestra casa, oficina, etc.

Para esto, tenemos unos consejos que te ayudarán a elegir la opción que mejor se adapte a tus necesidades.

 

Tener una impresora en casa está cobrando mucho sentido en los últimos tiempos, ya sea para trabajar desde casa o para los pequeños o adolescentes, que necesiten imprimir o escanear sus trabajos para la escuela.

Algunas Ideas a la hora de comprar una impresora

  • La primera pregunta que debemos hacernos es ¿para qué voy a utilizar la impresora? Por ejemplo, para imprimir únicamente, para escanear, para imprimir grandes formatos, imprimir fotos, de tinta a láser… Responder a esta pregunta es básico para poder empezar a elegir un tipo de impresora concreta, ya que si solo queremos imprimir, nos vale con una impresora simple, pero si vamos a querer escanear, entonces debemos elegir una multifunción.
  • Una vez que tenemos claro lo anterior, debemos fijarnos en la velocidad de impresión o lo que es lo mismo “ppm” (páginas por minuto). El rango es muy amplio, pudiendo estar entre las 4 y las 800 ppm.
  • Otro factor importante es la calidad de impresión. En este caso, las impresoras láser presentan, en su mayoría, mayor calidad de impresión, pero solo imprimen en blanco y negro. Si queremos imprimir a color, entonces deberíamos decantarnos más por una multifunción, que también alcanzan estándares muy altos de calidad de impresión, en especial a la hora de imprimir fotografías.

La calidad de una impresora se mide en ppp (puntos por pulgada). Lo normal son 1200      ppp. Si el uso que le vas a dar está dirigido a impresiones en más alta calidad, como          diseños gráficos, fotografías, etc, entonces debes elegir una impresora con al menos          4800     ppp.

En los últimos tiempos, han llegado al mercado, las impresoras de tanque de tinta. Aún      presentan precios un poco más elevados que el resto, pero que tienen la ventaja de que      no utilizan cartuchos sino un depósito donde se puede ir recargando la tinta. Esto hace        que la recarga sea mucho más económica que tener que sustituir un cartucho.

Este tipo de impresoras, pueden ser ideales para realizar un elevado volumen de                impresión y con alta calidad de las impresoras de inyección de tinta.

  • Tipo de impresión. Si nuestra idea es aprovechar el papel e imprimir a doble cara, debemos fijarnos en que la impresora que vamos a elegir tenga esta funcionalidad. Algunas impresoras, lo hacen de forma automática y otras necesitan del cambio de folio manual.
  • Conexión wifi. Este punto no es menos importante que los anteriores, ya que supone poder colocar la impresora en cualquier lugar de nuestra casa u oficina, sin la necesidad de conectarla a un cable. A su vez, permite la impresión desde cualquier dispositivo, móvil u otro, que se pueda conectar vía wifi con la impresora y enviar nuestros documentos directamente para imprimir.
  • Precio de los consumibles. No solo debemos valorar el precio de la impresora en sí, sino el coste posterior de sustitución de los cartuchos o toner. Esta cuestión puede suponer una no muy grata sorpresa cuando toca reponer la tinta. Es importante, que antes de adquirir una nueva impresora, consultemos los precios de sus cartuchos, tanto originales como compatibles. Así, no nos llevaremos sorpresas posteriormente.

Después de todos estos puntos, quizá te estés preguntando ¿Es rentable tener una impresora en casa? Todo dependerá del uso que se le va a dar. Si tenemos pensado realizar un volumen muy bajo y casi ocasional de impresiones, quizá no nos sea rentable. Las impresoras necesitan de un uso continuado para mantenerse en perfectas condiciones, tanto la tinta como los cabezales. Si vas a realizar un volumen alto de impresiones, sin duda la respuesta es clara, necesitas una impresora en casa.

Elige ya la mejor impresora para ti.

VER MÁS IMPRESORAS