Tanto la plancha tradicional como el centro de planchado ofrecen muy buenos resultados
Tanto la plancha tradicional como el centro de planchado ofrecen muy buenos resultados

Nos guste más o menos, planchar es una tarea que no podemos evitar dentro de lo relacionado al cuidado de nuestra ropa. Actualmente, se nos puede plantear la siguiente cuestión: ¿Debo usar una tradicional plancha de vapor o uno de los más modernos centros de planchado? La elección dependerá de cuáles sean nuestras necesidades y cuáles sean nuestras exigencias. Ambos sistemas sirven para planchar, obviamente, con resultados más que correctos en todos los casos. Entonces, ¿cuáles son las diferencias entre planchas de vapor y centros de planchado?

A continuación veremos los principales aspectos característicos de cada caso, y asimismo las diferencias básicas que existen entre ellos:

Potencia y rapidez

A diferencia de la plancha tradicional, el centro de planchado hace uso de más presión en su funcionamiento, desarrollando, por tanto, más potencia. El vapor de agua, del que crea mayor cantidad, y en un tiempo menor, se genera en la base de la plancha, no en la suela, como ocurre en la plancha tradicional. Ese vapor, es muy penetrante e intenso, por lo tanto, resulta más eficiente.

Su uso, estará recomendado en familias donde existe una gran necesidad de planchado, debido a la abundante cantidad de ropa. La mayor potencia, dará como resultado, además de un óptimo acabado, mayor rapidez a la hora de realizar la tarea del planchado.

El planchado correcto de nuestra ropa es esencial para el cuidado de la misma
El planchado correcto de nuestra ropa es esencial para el cuidado de la misma

De otra manera, en viviendas en las que sólo se hallen una o dos personas en el hogar, la plancha de vapor tradicional podrá realizar perfectamente su cometido. En todo caso, si aun así, se desea un acabado y unos resultados más “profesionales” y de excepcional cuidado con la ropa, será siempre más adecuado optar por un centro de planchado.

Características de la arruga

En función al tipo de tejido de nuestras prendas, nos enfrentaremos a un tipo de arrugas u otra. Esto es algo que va a determinar que nos convenga más una plancha tradicional o un centro de planchado, siendo este último el más indicado cuando esas arrugas presentan mayor complicación para ser eliminadas. El caudal de vapor que ofrece es mucho más constante, así como la efectividad que la acción de este vapor ejerce en nuestra ropa.

El planchado de prendas que no presenten mayor complicación, ni exijan especiales cuidados, pude realizarse, si problemas, con una plancha de vapor tradicional.

Facilidad y tipo de movimiento

Una plancha tradicional nos va resultar más pesada, debido a que el depósito de agua forma parte de la propia plancha, en un mismo cuerpo. De otra manera, los centros de planchado, incorporan el depósito en la base del propio centro, y esto hace que la plancha, propiamente como tal, resulte mucho más ligera y cómoda en su manejo.

Los centros de planchado destacan por la cantidad y calidad del vapor generado
Los centros de planchado destacan por la cantidad y calidad del vapor generado

Este depósito, además, es normalmente extraíble, con lo cual, podremos llenarlo cómodamente en el grifo.

Eficiencia y autonomía

Muchas veces debemos ir haciendo pausas con las planchas de vapor tradicionales, para que precisamente este vapor se genere. Esto va a resultar engorroso cuando hay mucha ropa por planchar. Por ello, los centros de planchado, al disponer de mucha más agua en su depósito, nos ofrecerán una gran ventaja en este aspecto.

“Eco”, sistema de ahorro de energía

El uso optimizado que los centros de planchado hacen del vapor, permiten ahorrar hasta un 40% más de agua frente a las planchas tradicionales. Esto se traduce en ahorro, asimismo, de la energía.

De todas maneras, es posible encontrar planchas de vapor tradicionales con incorporación de sistemas “Eco”.

Tamaño

Es este un aspecto que resulta muy obvio, pero debemos hacer también mención. En viviendas pequeñas, nos resultarán más idóneas las pequeñas dimensiones de una plancha, frente a un mayor volumen de un centro de planchado.

Una plancha tradicional es más cómoda y manejable por su reducido tamaño
Una plancha tradicional es más cómoda y manejable por su reducido tamaño

Cuando se dispone, como es el caso de muchas viviendas, de una estancia dedicada al planchado y cuidado de la ropa, un centro de planchado perfectamente instalado para su habitual funcionamiento, será una muy buena y útil herramienta. Nuestro aliado perfecto para el planchado de la ropa.

¿Plancha o centro de planchado? Conclusiones

La diferencia básica no va estar centrada en la calidad del planchado realmente. En ambos casos se podrán conseguir los resultados deseados.

Lo que va a marcar una mayor prioridad por un sistema u otro, va a ser principalmente la cantidad de ropa que se precise planchar en el día a día. Así como otras cuestiones relacionadas con el espacio disponible, o la manejabilidad. También deberemos valorar el precio más asequible de una plancha tradicional frente al más elevado de los centros de planchado. El centro de planchado también nos va requerir ciertas características en cuanto a la superficie donde efectuemos el planchado. No así la plancha tradicional, que admite más diversidad de tipos de superficies, así como cualquier tipo de tabla de planchar.

Si dispones de espacio o tienes que planchar mucho, te conviene un centro de planchado, pero una plancha tradicional siempre es buena opción
Si dispones de espacio o tienes que planchar mucho, te conviene un centro de planchado, pero una plancha tradicional siempre es buena opción

Otra cosa a tener en cuenta, si optamos por un centro de planchado, es asegurarnos de que disponga de una buena calidad, sobre todo en ciertos importantes elementos como son los conductos, la distribución y el sistema anti-cal, ya que todos ellos deben soportar temperaturas muy elevadas de manera continua durante su uso.

En cuanto a las planchas de vapor, será importante fijarnos en la calidad del material de su suela. Normalmente, de aluminio o acero. Actualmente, se está usando también cerámica, dado a que es un material que se desliza con facilidad sobre la ropa, sin causar daño alguno. Otras opciones, son el acero tratado con zafiro, o con láser. En cualquier caso, será un elemento muy importante para el correcto funcionamiento de nuestra plancha, al que debemos dar una de las prioridades a la hora de elegir un determinado modelo.

Por último, recordar un factor muy importante a la hora de tomar una decisión entre plancha de vapor convencional o centro de planchado, serán los tipos de tejidos de nuestras prendas. Esto significa que, si disponemos de prendas con tejidos muy delicados, o de algún carácter especial, con las planchas tradicionales no conseguiremos, en algunos casos, un resultado adecuado. Los centros de planchado, al suministrar unas mayores cantidades de vapor, consiguen resultados que serían imposibles de alcanzar con las planchas tradicionales.