El consumo anual de energía por parte de los electrodomésticos supone un gasto a tener en cuenta, pero igualmente necesario. De hecho, más del 50% de la energía total consumida en el hogar corresponde al empleo de los estos. Es por eso que conocer de antemano el consumo en vatios de tus aparatos puede ayudarte a tomar medidas para que puedas ahorrar en la factura de la luz.

Lo primero es aclarar los términos. No es lo mismo la energía que se produce para ser consumida por los aparatos eléctricos que la potencia requerida por un aparato para funcionar correctamente. Dicho de otra forma, la potencia es lo que contratamos con la compañía eléctrica para nuestra casa y en un aparato eléctrico indica lo rápido que consume energía.

Por supuesto, todos los electrodomésticos uses en casa van a repercutir en la factura de luz, pero el frigorífico es de los más importantes ya que tiene que estar conectado veinticuatro horas al día y siete días a la semana. Ten en cuenta que esto no significa que su consumo vaya a ser superior al de otros aparatos que se usan sólo cuando se necesitan, y que necesitan de más potencia para su funcionamiento, pero es uno de los que no podemos prescindir. ¿Quieres saber cuál es la potencia energética de un frigorífico?

Los frigoríficos del futuro serán electrodomésticos inteligentes súper eficientes
Los frigoríficos del futuro serán electrodomésticos inteligentes súper eficientes

¿De qué depende el nivel de consumo de un frigorífico?

Si visitas nuestra sección de frigoríficos verás que hay una gran cantidad de modelos hoy en día de forma que siempre encontrarás uno que se adapte perfectamente a tus necesidades, pero una vez que hayas decidido la capacidad y las funciones que necesitas puedes llevar a cabo una comparativa para determinar su clase energética y los kilovatios que consume.

El consumo o potencia energética va a variar dependiendo del modelo de frigorífico que se trate. En este sentido se dio un gran paso adelante con los frigoríficos “No Frost” porque, gracias a su capacidad para no generar escarcha ni hielo en exceso en la parte del congelador, no desperdician energía eléctrica. Por eso, antes de adquirir este electrodoméstico es necesario tener en cuenta la etiqueta de eficiencia energética de la que ya hemos hablado antes. Los modelos más eficientes y que menos consumen son los del tipo A+++, A++ y A+ y, como ya dijimos anteriormente en el blog, cada “+” indica que el electrodoméstico es un 10% más eficiente que uno de clase A, así que “A+++” es un 30% más eficiente que un clase A.

¿Cuál es el consumo en vatios de un frigorífico?

En la siguiente tabla conocerás aproximadamente cuál es el consumo en vatios de un frigorífico al día según su clasificación energética:

Clase energética Energía consumida al día (kWh)
A+++ 175
A++ 284
A+ 322
A 374
B 507
C 646

Consejos básicos para ahorrar energía y dinero con tu frigorífico

Ahorra en la factura de la luz siguiendo unos consejos básicos
Ahorra en la factura de la luz siguiendo unos consejos básicos

Al cabo del año el frigorífico es el electrodoméstico que más energía consume de cuantos tenemos en nuestro hogar, esto puede ser aproximadamente el 30% del total por lo que, si además de seguir unos sencillos consejos para colocar correctamente el electrodoméstico tenemos en cuenta la tabla anterior, veremos que la eficiencia energética es un ahorro económico a largo plazo considerable. Por eso, es preferible optar por una alternativa que requiera una mayor inversión inicial pero que nos compense económicamente a largo plazo. Además, puedes tener en cuenta lo siguiente:

  • Frigoríficos de clase A+++: es recomendable invertir en frigoríficos de esta clase energética, ya que pueden llegar a consumir un 80% menos que los de clase D.
  • La puerta del frigorífico: es aconsejable tratar de no abrir demasiado la puerta del frigorífico, así como evitar dejarla abierta para impedir que su hacer un esfuerzo extra el doble para volver a conseguir la temperatura deseada en su interior.
  • Alimentos calientes: se recomienda evitar meter en su interior alimentos calientes, ya que entonces el motor del frigorífico tendrá que trabajar el doble para volver a conseguir la temperatura deseada en su interior.
  • Buena temperatura interior: la temperatura ideal para el interior del frigorífico es de aproximadamente 5ºC y el congelador a -18ºC. Si mantienes el aparato a esta temperatura, los alimentos se conservarán correctamente sin necesidad de que incremente tu factura de la luz.

Si estabas pensando en cambiar tu antiguo electrodoméstico no lo dudes, pásate por nuestra sección de frigoríficos y empieza a ahorrar.