La mejor manera de fregar los platos

¿Todavía lavas los platos a mano?

Puede que parezca difícil de creer, pero el lavavajillas es un electrodoméstico ecológico y sale más barato que lavar los platos a mano. Por eso, deja el estropajo a un lado, y prepárate para acabar con algunos mitos.

Beneficios para el ambiente de los lavavajillas

Más de 150 años después de la comercialización de los primeros lavavajillas, muchos de nosotros todavía seguimos lavando los platos a mano. O, al menos, dando a los platos una pasada de agua antes de colocarlos en el propio lavavajillas.

A pesar de que pueda ser difícil abandonar este hábito, con un lavavajillas moderno ya no se necesita, además que, de acuerdo con el informe Consumer Reports, pasar los platos por agua implica un gasto de alrededor de 22.700 litros anuales por cada hogar.

Y sobre la utilización de los lavavajillas, la “receta” para ser más respetuoso con el medio ambiente es simple: invierte en un modelo avanzado, llenarlo hasta la capacidad máxima, no pases los platos por agua antes de colocarlos en la máquina y usa un programa “Eco” (gastan menos energía para calentar el agua y suponen un ahora de 1/3 del agua que usas para lavar los platos a mano).

Ahorra tiempo y dinero lavando los platos en el lavavajillas
Ahorra tiempo y dinero lavando los platos en el lavavajillas

Beneficios económicos de los lavavajillas

Es normal pensar que el lavavajillas gasta más agua y más energía que lavar los platos a mano y que, por lo tanto, es más caro. Sin embargo, si se usa de la manera eficiente – o sea, completamente lleno – es más barato que hacerlo tú mismo.

Por ejemplo, piensa en la forma que lavas tus platos a mano: gastas agua (y eso tiene un coste) y suma también los gastos de electricidad al calentar el agua. Además, el lavado a mano se repite por lo menos dos o tres veces al día, una por cada comida; con el lavavajillas ese número desciende normalmente a una sola vez, cuando el electrodoméstico está lleno.

Además, tus platos sólo quedan completamente limpios cuando se lava a partir de los 60ºC, algo que es imposible aguantar en nuestras manos y que supone un gran gasto de electricidad.

Según el periódico The Telegraph, un lavado en un lavavajillas cuesta lo mismo en energía y agua que calentar de cuatro a seis recipientes para lavar los platos, o el equivalente a dejar agua caliente correr de 6 a 9 minutos. De acuerdo con los cálculos de esta publicación, si lavas los platos a mano más de 9 minutos o usas más de 6 recipientes con agua, es probable que gastes más que cuando lava el lavavajillas. Esto es porque las máquinas reutilizan parte del agua que utilizan, no siempre usan agua nueva – de media, un lavavajillas utiliza cerca de 12 litros de agua, mientras que un grifo echa 6 litros por minuto y una familia necesita un recipiente de 9 litros para lavar platos a mano.

Para limpiar el agua debe superar los 60 grados centígrados
Para limpiar el agua debe superar los 60 grados centígrados

Los electrodomésticos son cada vez mejores con el paso del tiempo y el desarrollo de la tecnología. Si antiguamente las abuelas tenían razón en preferir lavar los platos a mano, la verdad es que, en la actualidad, es mejor – ¡y más barato! – que el “trabajo” lo haga el lavavajillas.