Cómo instalar una lavadora integrable

Las lavadoras de encastre respetan el diseño de tu cocina

Las lavadoras nos dejan la ropa limpia y cuentan con multitud de programas diferentes para adaptarse a todo tipo de prendas. Por suerte, hoy en día podemos encontrar lavadoras de distintos tamaños que se adaptan incluso a los espacios más pequeños o pasar desapercibidas en el diseño de nuestra cocina. Estas últimas son las llamadas lavadoras integrables, también conocidas como lavadoras de encastre o lavadoras panelables, capaces de adaptarse perfectamente integrándose con el resto del mobiliario.

En cuanto a sus prestaciones, no debes preocuparte, pues tienen las mismas características técnicas que las lavadoras de libre instalación. Estos modelos tienen una puerta que, una vez cerrada, dejan que el diseño de la cocina hable por sí mismo. Este tipo de lavadoras no conllevan una instalación demasiado complicada o especial. Tanto desagües, tomas de agua como enchufe son similares a los de las lavadoras convencionales por lo que no hay que tener más consideraciones al respecto que disponer de las tomas necesarias.

La importancia de la parte de atrás

Es necesario que la parte trasera del electrodoméstico esté desocupada para que pueda integrarse perfectamente con el resto de los muebles. Y es que las lavadoras integrables o de encastre suelen contar con un fondo mayor que los diseños normales para dejar sitio a la puerta panelable por lo que debes procurar que las tomas de desagüe o enchufe no estén justo detrás.

Las lavadoras de encastre funcionan de forma similar a las lavadoras convencionales
Las lavadoras de encastre funcionan de forma similar a las lavadoras convencionales

A la hora de la limpieza

Por otro lado, algo que preocupa mucho es el tema de la limpieza. Estas lavadoras se pueden limpiar de igual manera que una convencional tanto por delante como por detrás. No existe ningún problema a la hora de manejarlas y sacarlas de su espacio. Tan solo hay que tirar del tambor como lo harías con cualquier lavadora normal, pues la puerta está enganchada en un lateral de la propia lavadora y podrías desmontarla sin querer.

¿Por qué apostar por una lavadora integrable?

Hay varios motivos por los que decantarnos por una lavadora integrable o lavadora de encastre, aunque el primordial es la estética.

  • Transmiten orden: estas lavadoras transmiten orden y crean el ambiente perfecto para tu cocina. Es más, un buen número de casas pequeñas y hogares de actitud minimalista las han convertido en sus mejores aliados.
  • Gran capacidad: que una lavadora vaya detrás de un mueble no significa que las prendas vayan a sufrir algún deterioro o que su cuidado vaya a ser inferior. Nada más lejos de la realidad. Estas lavadoras pueden adaptarse a todo tipo de necesidades, con capacidades de hasta 8 kilos y una gran selección de programas para adaptarse a cada situación.
  • Fácil instalación: es más fácil de instalar de lo que parece. Se puede hacer de forma rápida y precisa en zócalos de hasta 60mm de profundidad. Además, la puerta se podrá colocar fácilmente a la izquierda o la derecha según el diseño de la cocina y los gustos del propietario.
  • Muy fáciles de manejar: manejar estas lavadoras es muy sencillo, además en el mercado encontrarás una gran selección de ellas. Algunos modelos robustos de 8 kilos son silenciosos y podrás obtener resultados perfectos sin notar que la lavadora está en funcionamiento.
  • Ahorran energía y dinero: dentro de las lavadoras integrables, podemos encontrar las lavadoras integrables A+++. Son perfectas para hacer grandes coladas con el ahorro correspondiente de agua y luz.

¡Pásate por nuestra sección y elige tu nueva Lavadoras de Encastre!