¿Cuándo es el Black Friday 2018?

Etiqueta Black Friday

El Black Friday comienza el último viernes de noviembre, justo después del Día de Acción de Gracias que es, a su vez, el último jueves de noviembre. La fecha dependerá del año en cuestión, aunque en 2018 el Black Friday tendrá lugar el viernes 23 de noviembre.

Cada vez son más los que en España se unen al Black Friday para disfrutar de sus atractivos descuentos en todo tipo de productos de informática y tecnología. Su origen está sujeto a Estados Unidos, aunque en nuestro país se ha adaptado muy bien, hasta el punto de que es uno de los días más señalados del año.

Los orígenes del Black Friday

Black Friday significa “viernes negro” y su origen es incierto, pero todo apunta a que se trató de un gran día en las compras de las fechas pre-navideñas, en el que las cuentas de los comerciantes pasaban de números rojos (deudas) a números negros (beneficios).

Este término comenzó a utilizarse en la década de los sesenta, concretamente en Filadelfia. Su auge y aceptación fue tal que unos años después ya era promocionado por centros comerciales y firmas muy conocidas. Al cabo de un tiempo, el Black Friday empezó a realizarse en otros países, como España.

Consejos para aprovechar las ofertas del Black Friday

En este día podrás encontrar artículos a buen precio, aptos para todos los bolsillos. De este modo, la idea del Black Friday es proporcionar a los clientes productos rebajados para que puedan adquirirlos con facilidad, no dejes de visitar nuestra página de Black Friday para estar al tanto de todas las promociones. Pero ¿sabes todo lo que puedes hacer para aprovechar al máximo las ofertas?

  • Puedes hacer un listado: una opción para disfrutar completamente del Black Friday es preparar un listado con aquello que te interesaría comprar. Una vez que llegues a la tienda, además de buscar aquello que tenías apuntado, puedes pasearte por todas las secciones para, además, echar un vistazo a todas las gangas. Quién sabe, puede que encuentres un ofertón inesperado.
  • Productos afines a lo que quieres comprar: en ocasiones pensamos en adquirir algo, pero no caemos en la cuenta de que, quizás, nos vendría bien alguna que otra cosa más. Por ejemplo, unas gafas gaming puede irnos muy bien si pensamos pasar horas delante de la pantalla y queremos proteger nuestra vista, pero puede que no sepamos de su existencia. Es por esto que no hay nada como aprovechar el Black Friday para echar un vistazo general a la tienda y ver qué más podemos necesitar.
  • Una buena idea para no gastar más de la cuenta: no será la primera ni la última vez que, ante los increíbles descuentos, podemos llegar a sentir el irrefrenable deseo de comprar más de la cuenta. Algo que no tiene por qué ser malo, si necesitas todo lo que adquieres. De este modo, no te llevarás sorpresas después.

Y tú, ¿ya sabes qué vas a comprar el Black Friday?