¿Tablet o Portátil para estudiar? Guía para hacer una buena elección

¿Portátil o Tablet?
¿Portátil o Tablet?

El verano termina y septiembre arranca de nuevo, y sois muchos los que empezáis una carrera universitaria. Ahora bien, se plantea una educación diferente, pues no es lo mismo que la recibida en colegios e institutos. De hecho, para esos momentos de estudio se necesita la ayuda de ciertas herramientas tecnológicas como son las Tablets y los Portátiles, pero, ¿cuál es mejor?

Hoy día, el uso de estos dispositivos resulta imprescindible. La mayor parte del profesorado trabaja codo con codo con ellos a través del campus virtual. Es en este entorno donde los alumnos pueden expresar sus dudas, compartir apuntes o mandar sus ejercicios y prácticas. Además, también es posible la comunicación directa y fluida entre profesor y alumno.

Las ventajas de la Tablet

Las Tablets son herramientas modernas, cuya principal ventaja reside en su comodidad a la hora de llevarlas consigo a cualquier parte. Son ligeras, sobre todo las Tablets de 7 pulgadas, y se pueden llevar perfectamente en la mochila.

Resultan tremendamente útiles para repasar un temario en cualquier lugar, ya sea en transporte público o en el parque

En principio, la Tablet utiliza una interfaz táctil a la que tienes que acostumbrarte porque no hay teclas que pulsar, sino que es todo pantalla, pero una vez que lo hagas no habrá quien te pare. Por su parte, el Portátil cuenta un teclado y un ratón a los que ya estamos acostumbrados y con los que nos manejamos perfectamente desde el primer momento.

Ahora bien, ten en cuenta que siempre podrás conectar a la Tablet un teclado bluetooth, lo cual mejore bastante la entrada de datos si te gustan más los medios tradicionales.

El Portátil frente a la Tablet

Los ordenadores Portátiles suelen suponer un desembolso económico más elevado pero es lógico si tenemos en cuenta que sus prestaciones son superiores. Como ya hemos visto en el punto anterior, cualquiera de estas herramientas nos servirá para tomar apuntes, pero hay una diferencia significativa: el Portátil es más útil a la hora de hacer presentaciones y trabajos.

A la hora de presentar ciertos ejercicios, resulta imprescindible consultar a la todopoderosa Internet y acabarás teniendo varias ventanas abiertas entre el procesador de textos y el navegador, algo que en un Portátil es rápido y ágil de usar en la pantalla, y que facilita enormemente el trabajo.

En cuanto a la Tablet, también es posible, pero al tener una capacidad más limitada y tener una interfaz táctil, cambiar entre las diferentes aplicaciones es más complejo y puede llegar a resultar molesto. De igual manera ocurre con las presentaciones y es que un ordenador Portátil suele ser más fácil de conectar por cable a un proyector o a la pizarra digital, mientras que con la Tablet dependemos de contar con un dispositivo compatible para que todo funcione sin problemas.

Conclusiones finales, ¿Tablet o Portátil?

Está claro que el Portátil es más versátil y nos permitirá hacer más tareas diferentes, pero la Tablet, por su lado, es más sencilla de transportar y llevar de un lado a otro. Por otro lado, el precio de la Tablet es más ajustado y económico que el de un Portátil. Además, en el mercado es posible adquirir modelos de alta gama semejantes a un Portátil, como las Tablet ultraligeras y de mayor rendimiento Surface de Microsoft.

Lo cierto es que ambos dispositivos pueden complementarse el uno al otro y lo ideal quizá sería trabajar con la Tablet cuando nos desplazamos de un lado a otro para tomar notas o repasar y más tarde pasar los datos al ordenador Portátil en la biblioteca o ya en casa.